lunes, 23 de julio de 2018

Impresiones: Ijiranaide, Nagatoro-san.


En la industria del manga/anime no es una gran sorpresa descubrir que muchos artistas comenzaron trabajando en doujins e ilustraciones de contenido erótico, aunque no todos ellos hablan abiertamente de esos trabajos. Sin embargo en últimos años a sido mucho mas visible el como muchos autores dan el salto desde esa clase de publicaciones para ofrecer trabajos que apelen a la mayor parte de la audiencia (aunque normalmente sin abandonar sus ocasionales trabajos para mayores de edad).
De entre esta clase de obras que dan el salto tratando de llevar el nombre de sus autores a una audiencia mucho mas grande y "respetada" en comparación a sus nichos previos, llega el reciente pero sorprendentemente popular manga al que le dedico esta entrada.

Escrita e ilustrada por Nanashi (también conocido con el alias de 774), Ijiranaide, Nagatoro-san o Please don't bully me, Nagatoro es su primer serialización oficial en el mundo del manga aun cuando su nombre es particularmente conocido dentro del mundillo de los doujins por sus variados y algo cuestionables trabajos para mayores de edad. Iniciando como un webcomics que se publicaba en Pixiv desde 2011, no fue hasta mediados de 2017 que gracias a la revista en linea Magazine Pocket de la editorial Kodansha que Nagatoro vio la luz como una publicación oficial, aunque particularmente nunca perteneció a la linea erótica de sus trabajos y personajes.
Sorprendentemente con solo dos volúmenes recopilatorios hasta el momento a tenido un éxito de ventas bastante elevado llevando a que se re-imprimiera un par de ocasiones.

La sinopsis de este manga es increíblemente simple, Nagatoro es una joven de primer año en secundaria que a tomado un extraño interés en molestar al tímido y asocial estudiante de segundo año que suele estar dibujando en el club de arte. De esta manera la vida diaria de esta chica y su "sempai" comienza.


La historia que ofrece este manga es la de una chica que no puede dejar de burlarse y ocasionalmente abusar de "sempai" con tal de llamar su atención, aunque todo bastante bajado de tono en comparación al original de Pixiv.
Es cierto que algunas personas pueden quejarse de que es una romantización del bulling, sin embargo en ficción esta clase de relaciones no son algo particularmente nuevo y es un cliché bastante usado el del "amor camuflado de odio". Igualmente conforme la serie a ido avanzando se a presentado como algo mucho mas dulce de lo que sus primeros episodios demostraban demostrando que se aleja del nicho del fendom con tal de llegar a una mayor audiencia.

Dejando a un lado el que la historia no sera del agrado de todos debido al cuestionable uso del tema del abuso, el trabajo artístico en este manga es digno de mención, siendo uno de los puntos fuertes en hacer que este manga destaque frente a otros. Aunque el dibujo de Nanashi aunque no destaca en ofrecer ambientes y escenas particularmente deslumbrantes, tiene una gran habilidad para crear personajes con rostros que expresen una amplia gama de emociones logrando así ofrecer un espectaculo tanto en las escenas cómicas como aquellas mas serias.


No es una lectura del gusto de todos, no obstante tiene un nivel de carisma bastante efectivo una vez le das una oportunidad. Aunque de momento no la considero una lectura que recomendar a todos le tengo el suficiente interés para ver como se desarrolla a futuro y ver como su popularidad la afecta.

2 comentarios:

  1. me acuerdo que lo comparaban con takagi-san.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen en común la idea de una chica llamando la atención del chico mediante burlas, pero se diferencian en que si son cosas inofensivas o situaciones mas cuestionables.

      Eliminar