sábado, 27 de mayo de 2017

Reseña: Planetarian - Chiisana Hoshi no Yume.


Suelo alejarme del "drama" nipon, especialmente de todo aquel que tenga el nombre Estudio Key en el, por su excesivo abuso de ciertos tropos o clichés para favorecer la manipulación emocional barata y conseguir unas lagrimas del espectador, esperando que este termine conmovido.
Sin embargo aun con mi repudio al melodrama y con la idea del mitridatismo en mente donde uno puede ganar inmunidad contra muchos venenos si consumes pequeñas dosis de manera controlada, ocasionalmente me encuentro dando una oportunidad a pequeños trabajos y la versión animada de la única novela visual de Key que he podido terminar, me a parecido una de estas curiosidades obras que no me a decepcionado.


Producida por David Production el mismo estudio que ha animado las temporadas de JoJo, Planetarian es un proyecto de dos partes compuesto por una serie de cinco onas llamados Planetarian Chiisana Hoshi no Yume y una película llamada Planetarian Hoshi no Hito. La dirección perteneciente a Naokatsu Tsuda fue acompañada de los guiones de Shogo Yasukawa, mientras la banda sonora fue supervisada y dirigida por

Siendo los onas una adaptación bastante fiel de la novela visual de Key que ya supera la década desde que salio originalmente por el año 2004, mientras la película resulta ser una mezcla entre una recopilación de la serie contando con una media hora de contenido nuevo que viene de un CD-drama a manera de epilogo que Key libero años atrás.


La historia transcurre en un mundo futurista destruido por una guerra en la que no gano nadie, dejando áreas repletas de robots agresivos sin ningún control y una lluvia toxica perpetua que mata la tierra lentamente. El protagonista sin nombre es un joven que arriesga su vida explorando las ruinas de las ciudades en búsqueda de comida y recursos que todavía se puedan utilizar, sin embargo cuando un día descubra un extraño planetario de antes de la guerra que aun conserva algo de energía y conozca a la robot Yumemi, la encargada del lugar, su visión del mundo cambiara.


Con un ritmo en inicio lento tenemos en general la historia nos presenta la idea de como el solitario protagonista aprende poco a poco a tener fe en el futuro, aun cuando todo se ve oscuro. Siendo inspirado y conmovido progresivamente conforme interactúe con Yumemi la robot encargada del planetario. El punto mas alto de este punto es la escena en donde gracias al trabajo de ambos logran hacer funcionar el proyector del planetario, permitiendo al protagonista ver el cielo nocturno por primera ves en su vida ya que la lluvia eterna era todo lo que el asociaba al cielo. No oculta ningún trasfondo o mensaje mas profundo que este, pero para una historia corta no pido mas.

Sin embargo el trabajo original es de Key, por lo que siguiendo su formula básica ya deberían esperar que algo trágico suceda para el final y aquí es donde el melodrama ataca, teniendo una o dos lineas de diálogos que te exigen llorar, pero hubieran funcionado mejor con algo de sutileza. Sin embargo debo decir que el melodrama de Planetarian me parece del mas inofensivo que puede ofrecer Key.

Si debo decir algo sobre las escenas extras de la película, debo decir que es un epilogo cursi que acompaña la idea principal de motivar a otros a seguir adelante. Es un tipo de cursilería que me agrada en realidad.


La animación no es ninguna maravilla, pero no esta mal tampoco. Logra capturar muchas escenas de la novela visual y las dota de vida, al mismo tiempo que mantienen un equilibrio entre lo desolado de los ambientes y la expresividad de la robot Yumemi. Un punto que muchos de aquellos que leyeron la novela los extraño fue el diseño bastante joven del protagonista pero realmente esto no afecta mayormente la experiencia.

La banda sonora esta en gran medida compuesta por melodías tranquilas y melancólicas, que conforman un apoyo constante a la atmósfera aun cuando el espectador no se da cuenta de su presencia inmediatamente. Aunque un par de melodías se repiten bastante en general tiene la variedad suficiente para su corta duración.

Es un drama básico y cursi, pero funcional. Se deja disfrutar sin intentar hacerte llorar en todo momento ya que aprovecha correctamente su corta duración para desarrollar lo justo y necesario para llevar adelante su mensaje. Sin caer en rellenos innecesarios.

Ya sea la novela visual o el anime (onas + película) es algo que recomiendo que le den una oportunidad si no les molestan las cursilerías y un ritmo algo lento en la narración. Ambas versiones pueden acabarse en un par de horas sin mayor esfuerzo por lo que no les tomara demasiado tiempo el descubrir si esta es una historia de su gusto o no.


2 comentarios:

  1. Algo que me gustó de las ONA es que todos los capítulos son de diferente duración, pienso que lo hicieron así para no tener que apresurar o cortar algún diálogo, estaría bueno que más series hicieran esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que permite eso la duración variables de los episodios, ademas de que permite luego verlos juntos de otra manera.

      Eliminar