viernes, 15 de abril de 2022

Reseña: Yume Miru Kusuri.

Sueños de juventud para colorear una gris normalidad y repercusiones más grandes de lo que pueden esperar, esta es una historia sobre tomar "malas" decisiones y vivir con las consecuencias de dichos actos. Honestamente la novela visual de la que escribo en esta ocasión con todo y su extenso titulo es una que me tuvo en curiosidad por bastante tiempo por como se le recordaba tan bien en ciertos circulos, especialmente como una recomendación para quienes inician en este medio, incluso si es algo con contenido para mayores de edad que toca temas como abusos físicos, consumo de estupefacientes y quizás algunos problemas mentales, todo lo que normalmente seria tomado con los prejuicios que existen contra los eroges. No me encontré con una maravilla de la literatura ni mucho menos, pero tras terminarla sin grandes altibajos puedo ver que es lo que funciona y que no en esta mas que aceptable historia de sueños juveniles y algo de cruda realidad.

Yume Miru Kusuri: A Drug That Makes You Dream, Yume Miru Kusuri~Drug x Bullying x Interpersonal relationship o también simplemente llamada como YMK para abreviar, es una novela visual eroge producida en 2005 por la desarrolladora Rúf la cual cerro sus puertas oficialmente en 2010, la cual obtuvo la primera de sus traducciones al ingles en 2007 por parte de Peach Princess y JAS America siendo una de las novelas más populares de sus creadores. Aunque las leyendas y rumores sobre ser escrita por Romeo Tanaka tienen sus bases por su participación en la fase inicial de planeación, el escritor responsable de esta novela visual es Kyōta Kanō, mientras que las ilustraciones pertenecen al trabajo del ilustrador Kiyotaka Haimura que ya desde esos años era reconocido por su trabajo en To Aru Majutsu no Index. En materia de gameplay esta es tu tipica novela visual en donde con tus respuestas a puntos específicos de la lectura desbloqueas nuevos eventos avanzando la historio en uno de todos sus posibles finales, con mínima interacción mientras coleccionas las ilustraciones y música de sus momentos importantes en las 20 horas que dura.

La sinopsis de esta novela visual es la siguiente: Kouhei Kagami es un estudiante de honor y sumamente responsable en apariencia, pero esto no es mas que una fachada a sus sentimientos de vacío y aburrimiento mientras trata de no preocupar a su familia adoptiva con sus pensamientos sobre el futuro, guardando dudas y miedos en si mismo, solo dejándose llevar por el flujo del monótono ritmo de su día a día. Sin embargo en este gris panorama una encrucijada aparece frente a el, tres chicas con problemas posiblemente mas grandes que los suyos propios, el cruzar su camino con alguna de ellas quizás sea lo que ponga color a su vida, sin saber si los riesgos en los que se envolverá valdrán la pena al final del camino. Aeka Shiraki cuyo maltrato es ignorado en cómplice silencio por el resto de la clase, la presidenta del consejo estudiantil Mizuki Kirimiya que parece querer vivir en el momento sin responsabilidades o la autoproclamada hada Cat Sidhe Nekoko que busca su camino gracias a polvos mágicos, los eternos días monótonos de Kouhei terminaran de una manera u otra cuando se vea entrelazado al destino de una de ellas.

Antes de hablar de la historia en si, creo que escribiré sobre sus puntos mas técnicos por así decirlo. El arte de Kiyotaka Haimura es algo que se puede considerar como con una personalidad propia, para bien o para mal, que con su claro gusto por el uso de colores pasteles y personajes de rostros expresivos, aun si en a pasado por fases en su trabajo donde su estilo no es particularmente estricto con las proporciones llevando a "curiosos" resultados en sus dibujos. Que la producción de Yume Miru Kusuri coincida con uno de estos periodos en donde su estilo se encontraba cambiando drásticamente y quería intentar nuevas cosas, lleva a mas de un CG en donde los personajes se encuentran un poco fuera de modelo si lo que buscamos es consistencia, representando una emoción que quizás no este acorde a lo que la escena quiere reflejar, sin embargo entre altibajos no niego que cuando funciona sus intentos de hacer algo mas allá de un simple primer plano pueden salir grandes momentos, solo no hablemos de cuando no funcionan...

Ya en lo que respecta a la banda sonora de YMK nos encontramos con uno de los mejores aspectos de la experiencia, que pese a tener una limitada cantidad de temas los usa de manera efectiva para construir las escenas de cada una de sus historias, incluso al punto de tener una que otra melodía exclusiva para los eventos de cada una de las rutas. Quizás un poco melodramática con sus instrumentos, estamos ante un trabajo que captura ese espíritu juvenil que busca emociones pese a los riesgos. Desde la tranquilidad de los días mundanos en Today Again So Pure a Blue, el idílico Orange Twilight So Close, a la tensión de Heretics and Dreamers, todos son ejemplos de lo que esta banda puede hacer en la escena apropiada, aun si hay un momento de total disonancia que casi me hace reír a carcajadas por inesperado. Dicho eso los temas más memorables siguen siendo el tema de entrada con el que el juego nos recibe y aquel con que nos despide en sus créditos, contando con el opening Goodbye to the World y el ending Shall We Say Goodbye?.

Ya ahora hablando si sobre lo que es la historia de este eroge, tras una escena de sueño cuyo contexto jamás se explora ni se explica en totalidad, nos encontramos con que las promesas sobra una historia sobre juventud tomando decisiones que cambiarían drásticamente sus futuros, probablemente para peor, no son vacías. Esta es una obra que intenta hablar sobre acoso escolar, sobre el uso de drogas como escapismo y sobre los intentos de vivir el presente sin pensar en consecuencias abandonando sus responsabilidades, no es nada profundo en su planteamiento ni ejecución, pero hay un intento a la hora de expresar estas problemáticas. Superficial por una falta de mayor descripción de los eventos presentes y los pensamientos de sus personajes, quizás sufra de no tener un enorme impacto emocional como uno esperaría de lo que se podría lograr con estos temas, que con su mezcla de algo de comedia y optimismo bien deja un sentimiento irreal por como idealiza que se puede salir adelante -solo en los finales buenos de cada ruta- pero cuando Yume Miru Kusuri logra captar algo real -como los finales malos o- como el silencio grupal a la hora de no hacer nada para ayudar a otros, existe su nivel de impacto que puede dejar su huella en el lector. Irónico para un eroge, considero que esta es una lectura que avanza lentamente por el hecho de tener que incluir escenas de relaciones sexuales entre los protagonistas, ya que sus historias mas allá de esto son mas interesante. Es de esas lecturas que inician a fuego lento, si nada realmente destacable en sus inicios o intermedios, pero llegado cierto punto el interés para saber como terminaran la relación mantiene la atención hasta el ultimo minuto de cada ruta. Pese a que suene que me quejo, esta novela será simple pero satisfactoria que he leído unas cuantas que pecando de "profundas" se tropiezan en su ultimo acto al punto de arruinar mi opinión de ellas.

Honestamente como experiencia Yume Miru Kusuri es imperfecta pero consistente en ofrecer buenos momentos que se recordaran y los detalles menos pulidos son fáciles de olvidar. Puedo entender por que suele ser una recomendación para quienes inician y se le tiene cariño por ciertos circulos, que pese a todo momento inconexo o innecesario, es en su simpleza que luce una pequeña promesa de que se pueden encontrar cosas diferentes en el medio de las novelas visuales, por lo que deja huella en las personas que la tomaron como una de sus primeras lecturas de este tipo y quizás los motive a probar otras cosas a continuación. Sus tres historias tienen temas diferentes y sus golpes emocionales que funcionan igualmente de forma diferente, pero el eje de vivir con elecciones que tomamos en nuestra juventud esta ahí como algo siempre interesante de leer, aun si no hace mucho con ello.

7 comentarios:

  1. Tuve un tiempo con ganas de jugarla y ahora que he terminado sus tres rutas puedo decir que a pesar de no ser la mejor se mantiene capturando la atención de el lector.Y de las tres rutas mi favorita fue la de nekoko nunca me espere que fuera la bibliotecaria y su cambio para mejor y su reencuentro me pareció lo mas lindo de toda la novela.Y no sabia que las ilustraciones eran de Haimura el ilustrador de TAMNI.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No es una obra maestra, pero no necesita serlo. Es entretenida y lo suficientemente bonita como para recordarla con cariño.

      Borrar
    2. Podrías recomendar alguna VN?
      No importa el genero con tal de que sea lo suficientemente buena como para captar mi interés.

      Borrar
    3. Personalmente si tienes el tiempo, Umineko siempre me parece una de las mejores recomendaciones que puedo ofrecer, aunque es algo larga.

      Otras novelas que entretienen dentro de todo, podrían ser cosas como Fatal Twelve, Rose Guns Days, Danganronpa, Juniper Knot, Planetarian o Steins Gate.

      Borrar
  2. Lo jugue hace años, pero igual sigo jugandolo uno y otra vez no me canso y este tipo de novelas visuales sean perdido con el pasar tiempo, ahora solo veo puros fetiches en las novelas visuales de hoy en dia

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Todavía salen trabajos inocentes o de calidad, simplemente los fetichistas son mas vocales con su presencia.

      Borrar