sábado, 27 de junio de 2020

Reseña: Kaguya-sama: Love is War -Segunda Temporada.


Se suele decir popularmente que segundas partes nunca son tan buenas como las originales, sin embargo cada tanto la historia nos demuestra que esa frase no es necesariamente cierta. Continuando con la adaptación de lo que es uno de mis mangas de comedia romántica favoritos y uno de los animes más memorables del año pasado, tenemos en esta ocasión una ambiciosa secuela que decide no estancarse en su éxito anterior y opta por experimentar aun más a la hora de entregar una entretenida y honesta historia sobre un amor adolescente que no se atreve a ser totalmente honesto con sus deseos.


Bajo los nombres de Kaguya-sama wa Kokurasetai?, Kaguya Wants to be Confessed To? o simplemente como Kaguya-sama: Love is War 2, el director Mamoru Hatakeyama vuelve a la acción junto a su increíble equipo dentro del estudio A-1 Pictures para producir una nueva temporada de 12 episodios basándose en el manga homónimo escrito e ilustrado por el artista Aka Akasaka, el cual fue de las pocas series que no vio interrumpido su tiempo de estreno en el periodo de abril y junio de este año. Esta serie contó con el mismo equipo de producción que en la primera temporada, contando con los guiones de Yasuhiro Nakanishi, Yuuko Yahiro provee el diseño de personajes, mientras tanto Jin Aketagawa dirige el uso de sonido en el anime junto a Kei Haneoka en la composición musical.


La sinopsis de esta serie es la siguiente: La Academia Shuchi'in es una de las escuelas más prestigiosas de todo Japón, a la que asisten en su mayoría solo los hijos de las familias más ricas e influyentes de la nación. Nuestros protagonistas son los miembros del consejo estudiantil de esta escuela. La vicepresidenta, Kaguya Shinomiya, proveniente de una familia que posee una de las compañías más grandes de Japón. Junto a el presidente, Miyuki Shirogane, que de nacimiento común, logro posicionarse como un genio adolescente con uno de los grados más altos del país. En el tiempo que estos dos jóvenes han pasado juntos, lentamente han caído enamorados por el otro pero por sus orgullos son incapaces de ser quien da el paso de comenzar una relación. De esta manera ambos continúan con sus "juegos mentales" para que el otro sea quien confiese sus sentimientos primero.


Siendo una continuación a la serie cuya principal idea es que "los enamorados no son mas que adorables idiotas" los juegos mentales y la apariencia de una serie episodica centrada en los gags humorísticos siguen presentes en toda su exagerada gloria, pero al mismo tiempo la serie sutilmente va hilando entre cada chiste la historia sobre las inseguridades, aspiraciones y el día a día de sus personajes. Con una sutileza que puede hacer que muchos pequeños detalles pasen desapercibidos para quien no preste atención, estamos ante una serie que se divierte jugando con los tropos usuales del medio pero al mismo tiempo demuestra amor por lo que pueden lograr cuando son bien implementados, tratando siempre de mantener un equilibrio entre estos para permitirse ser ridículo y dramático a partes iguales, llevando a que las escenas y conflictos se sientan naturales, mientras las situaciones varían según el contexto entregado convirtiendo pequeños chistes recurrentes en piedras angulares tras algunos de sus momentos más dramáticos.


Si ya la primera temporada era una delicia a la vista gracias a las experiencias de Mamoru Hatakeyama (director de Rakugo Shinjuu y responsable de los storyboard de series como Hidamari Sketch, Madoka Magica o Arakawa Under the Bridge) y su equipo en lo que es el humor visual, nos encontramos ante una secuela que mientras respeta la calidad del material base a encontrado una enorme confianza para expandir los chistes a niveles hilarantes, lo que antes eran simples añadidos menores ahora han pasado a segmentos completos donde técnicas y estilos de animación se usan para jugar con la historia al punto de ser uno de los espectáculos más vistosos en lo que va del año.


Por su parte la banda sonora aunque no tan llamativa en un inicio como la increíble dirección visual, pero no deja de ser un elemento esencial del disfrute de esta serie. Voces, sonidos de fondo y en general todo lo que escuchas sirve para dar vida a cada momento, la serie se permite usar desde las melosas melodías románticas usuales de una romcom a temas que no desentonarían en una historia de acción, he incluso hay momentos en donde la banda sonora piensa que pertenece al genero del horror, todo esto jugando a favor del humor y encanto de toda la experiencia. En lo que respecta a temas de entrada y cierre tenemos el retorno del rey japones de las canciones románticas, Masayuki Suzuki a la hora de dar un opening memorable con "DADDY! DADDY! DO!" que termina en una pieza incluso mas pegajosa y energética de lo que ya fue Love Dramatic en la primera temporada. Por su parte el ending es "Kaze ni Fukarete" de la cantante Haruka Fukuhara, la cual da una tranquila melodía con que finalizar cada episodio.


Ya sean o no fanáticos de las comedias románticas, Kaguya sama Love is War tanto como anime o manga me parecen una buena forma de acercarse a esta clase de historias al mezclar elementos recurrentes de una manera bastante divertida, ligera pero bastante emotiva cuando tiene que serlo. Pero hablando ya de esta secuela, estamos ante lo que significa ser una buena secuela. Desbordando de pasión creativa que logra ponerla junto a las más ambiciosas producciones del año sin ningún problema. Esta es una de esas obras que puedo recomendar completamente y sin ningún atisbo de dudas, una de las mejores comedias románticas del ultimo tiempo.

2 comentarios:

  1. Buena reseña! A mi nunca me interesó el genero de comedia en el anime ni el de comedia romantica. Por eso hasta ahora no vi ningun anime de esos dos generos.

    Pero el primer arco de muv luv es una comedia romantica y según lo que leí su trama es completamente cliché y aun así me hizo reir mucho. Así que si kaguya-sama se sale de lo normal del genero y eso hace que la trama sea mas interesante, creo que vale la pena que lo vea aunque el genero no me interese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario.

      A simplemente esta serie es lo que pasa cuando dos tsunderes se enamoran y no son capaces de ser honestos, pero juega inteligentemente con sus escenas y solo por como esta animado ya vale la pena. Si tienes la oportunidad, pruebala.

      Eliminar