lunes, 14 de agosto de 2017

Reseña: Owarimonogatari 2nd Season.


Hace ocho años atrás Shaft adaptó al formato animado la novela ligera Bakemonogatari sin saber que estaba creando algo que hasta el día de hoy sería uno de sus mayores representantes a la hora de referirse a su estilo. Sin embargo ahora con la transmisión de Owarimonogatari 2nd Season por fin se puede dar por cerrado el ciclo, la historia principal ha concluido y solo queda bajar el telón (aún cuando Shaft probablemente siga sacando adaptaciones de las historias paralelas o el final extendido de monogatari) para que los espectadores puedan decidir su opinión sobre qué clase de experiencia tuvieron a lo largo de toda esta serie.


Realmente aun no termino de creer que esta es la conclusión de Monogatari y todo lo que queda por animar son historias paralelas, no obstante los episodios especiales de larga duración que produjo Shaft para finalizar Owarimonogatari son un cierre digno a la franquicia que inició con las novelas de Nisio Isin. Estando dirigido por Tomoyuki Itamura quien ya a trabajado en temporadas anteriores de Monogatari como director, contó con Akiyuki Shinbou supervisando la composición del proyecto. Yukito Kizawa fue el guionista mientras que Yota Tsuruoka trabajo en la dirección de sonido.


Dar una sinopsis a estas alturas, con tantas temporadas, ovas y hasta películas me parece innecesario pero una breve idea sobre este especial no estará de más. Continuando desde el punto exacto en donde finaliza Koyomimonogatari, Araragi despierta frente a Hachikuji Mayoi para enterarse que se encuentra temporalmente en el infierno lo cual es parte de los planes para hacer frente a una excentricidad que amenaza la tranquilidad y el equilibrio de los sucesos de la ciudad. Sin embargo al volver de esa experiencia Araragi no solo tiene que mentalizarse y decidir que hacer contra esa amenaza, sino que decidir qué es lo que realmente quiere hacer a futuro.


Estos episodios desde el primer momento se sienten como un clímax que viene a cerrar la mayor parte de cabos sueltos que quedan, construyendo un final bastante satisfactorio para la temática de fondo tras todos los simbolismos y elementos fantásticos en su exterior. El tema principal tras estos episodios de Owarimonogatari, o incluso de todo Monogatari es el cómo Araragi aun cuando ha mostrado algunos cambios en su visión del mundo tras todos los sucesos sobrenaturales que ha experimentado en su interior no ha cambiado tanto y sigue deseando ayudar a otros. Aunque ya no como un idealista sino que madura lo suficiente para comprender que no debe sentirse culpable por no sacrificarse por otros, no estar a tiempo para ayudarlos, etc. Al final uno solo puede salvarse a sí mismo, aunque esto no significa negar una mano o un consejo en ciertos casos, lo cual lo ayuda a elegir su camino a futuro. Pero no es solo el aceptar ese idealismo y dejar de culparte, si no que resulta una metáfora a la misma adolescencia y el cómo esta marca algunas cosas de nuestro futuro.


Que puedo decir del trabajo visual de Shaft que no haya dicho antes, Monogatari con su mezcla de diversas técnicas y estilos ha logrado volverse incluso un referente a la hora de hacer comparaciones sobre animación. En esta ocasión el uso de CGI es inferior a lo que fue la trilogía de Kizumonogatari que ofrece escenarios completos en este recurso, Owarimonogatari recurre a un estilo mucho mas similar a las series y ovas, con algunos escenarios hechos por computadora pero con un mayor uso de dibujo mas tradicional, cambios constante de angulo de cámara y las ya infaltables escenas ilustradas por Hajime Ueda. Para quien ve Monogatari son técnicas inusuales sin embargo para quien ya llego hasta aquí resulta un gusto adquirido.


sobre la banda sonora que puedo decir, en su mayoría es incidental y variada, quedando perfecta para construir la atmósfera requerida por la escena, ya sea de "humor", fanservice o un momento muchas serio o extraño. Los openings de estos episodios son "terminal terminal" cantado por Emiri Katō (la voz de Mayoi Hachikuji) siendo una melodía bastante alegre, el segundo opening es "Dark cherry mystery" cantado por Kaori Mizuhashi la voz de Ougi Oshino. El ending es SHIORI tocado por el grupo ClariS y compuesto por Tomoyuki Ogawa, ryo, Jin, y Ryosuke Shigenaga (todos ellos participaron en las bandas sonoras de temporadas anteriores).



"Adiós Ougi Oshino, Adiós mi adolescencia" con esas líneas sacadas de Owarimonogatari quiero terminar esta reseña, no tanto porque esta serie me marco o algo en particular. Sin embargo una serie tan autoconsciente de su propia inmadurez por estos 8 años me haya ofrecido algo muy diferente al resto de lo que se suele encontrar en el anime me a dejado una sensación de satisfacción al verlo terminar.

Podrá tener diálogos y monólogos extensos, fanservice descarado a momentos y resultara una considerable inversión de tiempo, pero Monogatari es algo que recomiendo a todo el que busque algo diferente. Si ya han visto lo demás, no se que esperan a ver Owarimonogatari 2nd Season. Si no han visto nada y les interesa o les da curiosidad, inicien con Bakemonogatari y vean si es una serie para ustedes o no.

4 comentarios:

  1. Magnífico cierre,no se ni que decir,araragi se superó así mismo

    ResponderEliminar
  2. Todavía pendiente del "capitulo" final de esta saga. Aunque la primera impresión de las primeras dos es que estamos en retrospectiva con referencia al ultimo libro que falta adaptar. Después, sigue siendo monogataries series con sus cosas buenas y sus cosas random; así que hay que verla si o si (especialmente si se trata de descubrir que carajos es Ougi, el ultimo y único misterio de la serie hasta ahora).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía falta adaptar el final extendido y las historias paralelas, pero estos episodios cumplen con el cierre de un ciclo.

      Eliminar