viernes, 22 de mayo de 2020

Reseña: Senki Zesshō Symphogear AXZ.


"By shedding many tears, the reality you face is..."

Con el paso de los años es innegable que Symphogear fue creciendo junto a su audiencia y luego de la cuestionable fase de adolescencia que vivió durante GX, sorprendió a su algo dividida comunidad de fans al presentar una franquicia que tras algunos tropiezos, por fin ha descubierto y aceptado su identidad con tal de alcanzar todo su potencial y seguir mejorando con cada entrega. Ofreciendo un espectaculo de exageradas y divertidas proporciones para la historia de chicas mágicas que combaten usando tecnología ancestral potenciada por sus canciones que a dejado de ser solo una amalgama de ideas sin dirección alguna.

Transmitiendose durante la temporada de verano de 2017, la cuarta temporada de este proyecto original ya emblemático del estudio Satelight siguiendo el precedente de que todas y cada una de sus temporadas son obras de solo 13 episodios. Repitiendo el reparto de producción de las últimas dos temporadas contamos con la dirección de Katsumi Ono, una vez más los guiones de Akifumi Kaneko, cocreador el concepto de esta serie junto al líder del grupo Elements Garden, Noriyasu Agematsu. Quien junto a su grupo hacen la banda sonora de la serie, sin olvidar la fuerte presencia de las seiyuus principales de la serie, contando a Nana Mizuki, Ayahi Takagaki, Aoi Yuuki, Yuka Iguchi y Minami Takayama, Yoko Hikasa, Ai Kayano, Yoshino Nanjou, Misaki Kuno.

La sinopsis para AXZ es la siguiente: El mundo fue salvado de las maquinaciones de destrucción total por parte de Carol en la temporada pasada, pero la amenaza de la tecnología hereje traída por la alquimia no a desaparecido. Con la agencia SONG y sus usuarias de Symphogear investigando sus orígenes, los Iluminados de Baviera deciden que el momento de salir a la luz ha llegado. Las nuevas enemigas son las alquimistas Saint-Germain, Cagliostro y Prelati que no se detendrá ante ninguna situación con tal de obtener sus deseos, especialmente cuando vienen armadas especialmente para enfrentar al poder de las reliquias de las protagonistas. Mientras su líder  Adam Weishaupt parece guardar muchos secretos incluso a sus compañeras en la misión de obtener el poder de un dios.


AXZ no hace nada nuevo en Symphogear, es acción, es fanservice, es slice of life, es drama, es un musical gigante de 13 episodios. Sin embargo lo que hace es que logra equilibrar de manera natural todos sus elementos volviéndose el punto que reconcilia los problemas que todas las temporadas previas tienen entre ellas. El pasado trágico de nuestras heroínas es tratado de manera satisfactoria y es conmovedor ver su voluntad de seguir adelante, dando tiempo a todas para brillar y demostrando la potencia de un tema que en retrospectiva a estado presente desde el inicio de la historia, el poder que hay al tratar de avanzar junto a otros o dejándolo en sólo una palabra "conección". Los giros de guión mantienen cierta lógica aun si parece que por contrato necesitan un mínimo de uno por capítulo. "Puños 1 - Lógica 0" es una línea original agregada por la traducción tanto al inglés como al español en el episodio dos de esta temporada que hace un resumen ideal del camino que encontró Symphogear luego de su pasada fase melodramática. La serie es un bombastico espectaculo que apela más a la emoción que a la razón, siendo la evolución natural de este tipo de series.


En lo que respecta al aspecto visual, AXZ sigue el patrón de que cada temporada luce mejor que la anterior. La animación aunque no es algo experimental o artístico es un fuerte representante de la calidad durante 2017, las coreografías de batallas y las secuencias de transformación son siempre el punto fuerte para el departamento de animación y no decepcionan en esta ocasión con un explosivo despliegue de gloriosa ridiculez. La mayor mejora en esta ocasión fue hacer que las escenas más tranquilas también ganaran consistencia y generalmente la serie tuviera una apariencia estable de principio a fin.

Symphogear sin música, no es Symphogear. Por lo mismo la banda sonora jamás decepciona. Iniciando de manera similar a GX con una poderosa insert song del trío principal de heroínas en los primeros minutos, "Gekishou Infinity" es la mejor forma de preparar al público a la clase de show que va a ver en esta ocasión. Aunque cada personaje contaba con un mínimo de dos temas, los que especialmente destacan en la cuarta temporada son los duetos y tríos entre los diversos personajes por que se experimenta con más combinaciones. Desde el optimista "Senritsu Sorority" que hacen el segundo trío de heroínas, el triunfante  "CHANGE THE FUTURE" interpretado por las seiyuus de Chris y Maria o el energético "Hitsuai Duo Shout" interpretado por las seiyuus de Hibiki y Kirika. Aunque si hay un tema grupal que llega a destacar es el que le toca al trío de villanas, robando el clímax con su tema "Shitou -Ewigkeit-" cantan como si no tuvieran mañana en uno de los mayores momentos de la temporada. Por su parte el opening como ya es tradición es escrito e interpretado por Nana Mizuki, quien nos entrega "TESTAMENT" el cual con su cuenta regresiva, guitarras y coros genera mucha emoción previa a cada episodio. Mientras tanto Ayahi Takagaki nos trae un tema más melancólico con el cual hacer contrapunto al tema de entrada, siendo  "Futurism" una interesante pieza que mezcla orquesta y sintetizadores.


A estas alturas uno ya no espera un show que te mantenga repleto de preguntas y te haga cuestionar a ti mismo con su profundo relato, por que no necesita serlo. AXZ a perfeccionado la fórmula de este musical sobre la amistad, la voluntad de no rendirse ante nada y la acción más ridícula que puedas imaginar en un paquete de 13 episodios que simplemente no llamo como la forma "perfecta" de esta franquicia al punto que bien merece la pena ver las tres temporadas previas solo por llegar a este punto, no obstante ese término lo guardaré especialmente para la entrada de la próxima semana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario