viernes, 27 de marzo de 2020

Reseña: Fate/Grand Order: Absolute Demonic Front - Babylonia.


Continuando con los textos de fin de temporada y siguiendo con la tónica de adaptaciones de juegos móviles que cada vez abundan más, llega la más reciente entrega que se une al ya enorme listado de la franquicia Fate. Formando parte del proyecto animado que está adaptando por partes y en diferentes formatos los capítulos de la historia presente en el juego para móviles Fate/Grand Order, ocupandonos en esta entrada de la serie televisiva que cubre el penúltimo arco de la primera parte de su historia. ¿Sin embargo, el anime vivió al hype que jugadores y fans de Fate le tenían a uno de sus capítulos más amados dentro del juego, o solo fue un intento de comercial sin alma?.

Fate/Grand Order: Absolute Demonic Front - Babylonia o también titulada como Fate/Grand Order: Zettai Majuu Sensen Babylonia es una serie de 21 episodios producidos por el estudio CloverWorks que estuvo en emisión entre octubre de 2019 y marzo de 2020, adaptando el capítulo homónimo del juego móvil de Delightworks / Aniplex's. Siendo dirigida por Toshifumi Akai (Shellter) contando con la asistencia en dirección de Miyuki Kuroki (The Idolmaster sideM). Takashi Takeuchi sirve como productor a la hora de supervisar el trabajo de las diferentes personas en el proyecto, Tomoaki Takase se encarga de trasladar el diseño de personajes del juego a las pantallas, mientras Keita Haga y Ryo Kawasaki trabajaron en la composición de la banda sonora.

Por su parte la sinopsis de esta serie es la siguiente: Durante el año 2016 la humanidad fue borrada de la tierra por el rey de la magia, Solomon. Chaldea, una organización secreta de magos dedicados a preservar la historia humana son el último bastión con el trabajo de reparar las líneas temporales para evitar el apocalipsis. Fujimaru Ritsuka el último "master" y su compañera la demiservant Mashu Kyrielight han viajado a diferentes eras para enfrentar diferentes pruebas y desafíos, pero su último objetivo los llevara al gran inicio de la civilización en la misma edad de los dioses, el reinado del rey dorado, Gilgamesh. Por lo que en su búsqueda de salvar el futuro tendrán que tomar parte en el conflicto entre Uruk y las bestias demoníacas que desean su caída.


Respondiendo a la pregunta con la que prácticamente inicie esta entrada, la historia presentada en "Babylonia" es una bolsa algo mixta con las sorpresas en su ejecución. Iniciando en un punto avanzado de la historia del juego, Mashu y Ritsuka resultan ser para quien no ha jugado poco más que papeles en blanco con un poquito de personalidad cuyo rol es interactuar con los servant y personajes que si avanzan la historia. Se les intenta dar protagonismo a ambos dándoles papeles durante momentos claves y aun si no son molestos, no terminan de brillar comparadas con las otras personalidades que les ayudan en su aventura, en particular Gilgamesh que a diferencia de su usual aparición como un arrogante "archer" a lo largo de la franquicia aquí se nos presenta como el sabio y maduro rey de Uruk, mostrando nuevas facetas de un viejo personaje conocido. Por otro lado la narrativa intenta mezclar escenas livianas en un inicio para posteriormente contrastarlas en el dramático último tercio de la serie, la serie intenta equilibrar sus aspectos y elementos en el tiempo que tiene y cuando logra ser efectivo, es EFECTIVO. La serie puede ser realmente emocionante y entretenida de ver, pero cuando no lo logra deja la sensación de vacío de que pudo llegar a ser mucho más de lo que llegamos a ver.


Como toda serie de Fate actual, Babylonia se enfrenta al dilema de si logra o no el salir de la sombra de Ufotable. Sin embargo al igual que con la narrativa su entrega es algo mixta, CloverWorks intenta ofrecer un espectaculo visualmente impactante tratando de usar CGI y movimientos de cámara para lucir más dinámico de lo que realmente es, camuflando así en gran medida modelos de personajes en 3D para las batallas aun si los monstruos gigantes no termina de calzar con los escenarios, lamentablemente dependiendo la escena y batalla la serie muestra un claro contraste entre una producción que se roba el aliento y una animación que cumple pero se nota que podría haber sido mejor. En general me gusta ver el vaso medio lleno del trabajo puesto en este anime, que aun si me deja con ganas de más espectaculo visual no deja de ser satisfactorio despues de todo aun si el que se tuvieran diversas personas trabajando en las diferentes escenas ocasionalmente no ayudaba a una coherencia entre cada gran suceso pero al menos puedo asegurar que las escenas quietas y sus pequeños detalles están cuidados al punto de ofrecer muchos chistes y elementos no hablados.

En lo que respecta a la banda sonora, no me puedo quejar. Con la participación de Ryo Kawasaki  y Keita Haga adaptando temas del juego y agregando piezas nuevas al componer esta banda sonora, tenemos un Fate con su propia identidad. Desde la frenética orquesta de cuerdas y percusión en Absolute Demonic Front que marcan unas de las mejores escenas de batalla en toda la serie, a los poderosos temas como The King Who Reigns y The Golden King como para marcar el poder del rey de héroes, tenemos una variedad que no duda en dar piezas para todos sus momentos como Your Wish o As the Last Master y su sentido de melancolía que cargan. Igualmente la serie contó con la insert song "Tell me" de la cantante Milet y a un nivel personal aún si me parece una buena canción, no termina de cuadrarme con el resto del ost de Babylonia. Por su parte el opening de esta serie es el energético "Phantom Joke" del grupo UNISON SQUARE GARDEN que fue usada de manera curiosa, que en lugar de ofrecer dos openings a lo largo de la serie, esta decide dividir la canción completa en dos mitades que usar según sea el tono del anime en dicho momento. En lo que respecta a los ending tenemos el esperanzador "Hoshi ga Furu Yume" de la cantante Eir Aoi para la primera mitad de la serie junto al más lento pero decidido tema "Prover" de milet que resuena con los últimos momentos de las batallas que se han de superar.


Fate/Grand Order: Absolute Demonic Front - Babylonia es una serie que sufre de marcados altibajos, sin embargo es una obra que recomiendo a cualquier fan que a este punto podrá disfrutar de sus buenos momentos sin darle tanta importancia a sus problemas ocasionales. Sin embargo si hay una razón por la que puedo perdonar el blando protagonista y el notorio CGI, es por que nos ofrece una de las más curiosas interpretaciones de Gilgamesh en toda la extensa franquicia. Por lo demás me queda esperar a ver que sale de las películas sobre Camelot y el recién anunciado Templo del tiempo de Solomon.

6 comentarios:

  1. Ya sabemos que el cgi y todo el postprocesado de Ufotable gusta mucho a la gente...

    El 3d de los últimos episodios deja mucho que desear, pero en cuanto a escenas de acción, en mi opinión, se merienda a lo que ha hecho ufo en tv.
    Que alguien me diga un solo episodio de Zero o Unlimited mejor que el 8, el 11 o el 18 de Babylonia... En cuanto a 2d ni siquiera tienen la consistencia que tiene esta serie.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Esta es una serie con buenos momentos pero muy puntuales. Igual no es el peor Fate que ha salido.

      Borrar
    2. Como serie de acción, en cuanto animación tradicional, es de lo mejor que se ha hecho nunca en una producción televisiva.



      Borrar
    3. Su mayor problema está a la hora de las peleas de Kaijus en donde los modelos en CGI no terminan de funcionar, pero las demas batallas son geniales muestras de acción.

      Borrar
  2. La verdad fue una serie que me gusto mucho, como bien mencionas con altos altibajos, a veces con algunas escenas quedaba maravillado y en otras notaba un dibujado poco definido o una animación con pocos detalles, además del CGI que prácticamente siempre termina rompiendo la naturalidad de las imágenes cuando se mezcla con animación tradicional. En fin, una buena serie que me dejo un gusto similar a Lord El-Melloi II. Igual todavía me queda algo de repaso a Fate en cuánto animación.

    Buena reseña. Un saludo!

    ResponderBorrar