viernes, 24 de septiembre de 2021

Reseña: Kobayashi-san Chi no Maid Dragon S.

Han pasado sus poco más de dos años desde la tragedia que lamentablemente sumió a Kyoani en el silencio tras la perdidas de vidas y heridos tras aquel horrible atentado incendiario, sin embargo levantándose de sus cenizas podemos ver como uno de los estudios mas queridos y valorados en el medio del anime vuelve a la escena, siendo su regreso una secuela a una de sus series comercialmente mas exitosas del ultimo tiempo. Así que incluso entre algo de humor cuestionable y animación que hace palidecer a otras producciones, tenemos una obra que intenta nuevamente capturar los sentimientos de familiaridad de sus protagonistas buscando un sentido a sus vidas, o solo viviendo día a día, de la misma forma que este estudio busca demostrar que pese a todo su espíritu amante de la animación sigue aquí.

Basándose en el manga escrito e ilustrado por Cool-kyou Shinja que se publica en la revista de demografia seinen Futabasha's Monthly Action desde mayo de 2013, contando con 10 volúmenes recopilatorios por el momento aunque sin final a la vista quien sabe cuantos mas serán, Kobayashi-san Chi no Maid Dragon S es la segunda temporada de la serie animada por parte del estudio Kyoani. Anunciada a inicios de 2019 y puesta en duda debido a los trágicos eventos durante el incendio provocado contra el estudio, esta segunda parte conto con un total de 12 episodios que se transmitieron originalmente entre julio y septiembre de este año 2021. En su mayor parte retorna el equipo responsable de la primera adaptación contando con Yuka Yamada nuevamente encargándose de los guiones, Masumi Itō componiendo la banda sonora, diseño de personajes por parte de Miku Kadowaki y Nobuaki Maruki supervisando la dirección de arte. El mayor cambio presente viene a ser como Tatsuya Ishihara tomo el rol de director en lugar del difunto Yasuhiro Takemoto, aun si póstumamente el equipo todavía le acredita a este su participación en planificación y producción de todo el material que pudieron salvar del siniestro que acabo con su vida y la de otros colegas.

La sinopsis de esta secuela es la siguiente: Trabajando como una mezcla de oficinista y programadora, Kobayashi es una persona que vive una vida común y algo vacía. Sin embargo el día después de una borrachera en su puerta la espera un enorme dragón que dice venir a ser su sirvienta. Tohru desea pagar la deuda de que una ebria Kobayashi le salvara la vida al arrancar una espada sagrada que la apuñalaba, comenzando así sus no tan normales días acompañándose. Sin embargo entre extraños fenómenos sobrenaturales y otras entidades que se acercan a sus vidas siguiendo la presencia de Tohru, los solitarios días de una oficinista trabajólica y otros seres de fantasía a su alrededor terminaran cuando encuentren familiaridad al compartirlos, ya sean momentos mundanos o fantásticos por igual.

Ya desde su primera temporada Maid Dragon es una historia que tras una mezcla de buen humor y fantasía habla sobre familia encontrada, el pasar tiempo junto a otros y el como todos enfrentamos inseguridades de una forma u otra, y esta segunda temporada toma las ideas ya presentadas para llevarlas uno o dos pasos más allá en su desarrollo. Abandonando un poco el formato lineal para presentar episodios compuestos por segmentos que se asemejan más a la experiencia de leer el manga, tenemos una obra que entre presentar a un par de personajes nuevos y desarrollar a los que ya conocemos se permite variar con los tonos de cada uno de sus momentos. Memorias dramáticas sobre las vidas de estos personajes antes de conocerse, enormes batallas entre dragones, días comunes donde nada pasa, en este relato de seres extraordinarios encontrando lo que buscaban en un mundo ordinario es la emoción de sus personajes las que llevan y construyen esta historia. En todo sentido se puede considerar como una versión extendida y mas pulida de la primera temporada, resultando en una mas que digna secuela. Aunque no podemos evitar hablar de un tema que dependiendo el espectador puede ser algo que quita parte de la magia de lo que podría ser un anime para toda la familia, el fanservice. Cool-kyou Shinja es un autor que disfruta de colocar escenas subidas de tono y con dragones que no siguen exactamente el sentido común humano dan situaciones cuestionables en ciertos aspectos, pero el anime suaviza la mayor parte de ello. Por lo mismo, que un ocasional par de pechos grandes salgan en pantalla o alguna situación de dudosa reputación cada tanto son un bajo precio por pagar por un show que normalmente va de la reconfortante idea alrededor de la gente a la que decidimos llamar familia.

Que decir en el trabajo técnico de esta serie, pese a todo Kyoani es Kyoani y sabe como lucirse. Con colores cálidos y brillantes tanto para personajes como escenarios, este es un show que vibra con energía en cada uno de sus pequeños detalles. Desde sutiles enfoques a las expresiones de los personajes, movimientos de agua o elementos llevados por la brisa, hasta la enorme fuerza de dos dragones luchando con todas sus fuerzas, por tres meses esta fue una serie que sorprendió demostrando un poco de todos los enfoques visuales de Kyoani. El trabajo de Takemoto que se salvo del incendio fue usado para no perder sus esfuerzos, pero entre manos de Ishihara y otros animadores o directores invitados los episodios y segmentos que conforman esta serie pueden variar entre la sutileza mas silenciosa, al humor más bombastico demostrando una enorme gana de matices al punto de que en una o dos ocasiones me pregunte si no estaba viendo Nichijou. Sin embargo esa gama de elementos variados que demuestra en cada uno de sus episodios, no significa que sea inconsistente con el tono de los mismos, resultando en un espectaculo de ideas heterogéneas. 

Por su parte la banda sonora me agrada bastante, aunque no seria capaz de recordar la mayoría de las melodías presentes en la obra, pero escuchándolas debo decir que mezclan bastante bien esa idea de cotidianidad y fantasía conviviendo que la serie desea expresar, junto a las diferentes emociones que van sintiendo sus personajes. Se mantienen viejos temas que ya dan identidad a este anime, pero nuevos exponentes de su variedad instrumental. En lo que respecta a temas de entrada y cierre tenemos el regreso de Fhána con el opening "Ai no Supreme" que resulta en una pegajosa y optimista canción, aun si no es tan pegajosa como Blue Sky Rhapsody de la misma banda de j-pop. El ending es el tema "Maid with Dragons❤︎"  el cual es interpretado por la unidad Super Chorogonzu que se compone por las seiyuus de las dragonas, dando un toque juguetón y alegre al final de cada episodio.

Aunque quizás no perfecta ni para todos los gustos, que hay gente a la que el fanservice causa poco más y reacciones alérgicas, repito que esta es una secuela mas que digna en todo aspecto. Honestamente si disfrutaron de la primera parte, esta probablemente les encantara dejando alguno de sus segmentos como uno de sus momentos favoritos. Si disfrutaron de la primera temporada esta es una recomendación más que obligada si aun no la han visto, ya que es uno de esos ejemplos de las simples pero efectivas fortalezas del genero del slice of life. Puestos en el contexto de lo que le sucedió al estudio el que tuvieran la voluntad y los medios para llevar esta obra de la manera en que lo hicieron, es digno de aprecio. Siendo innegable como demuestran pasión por lo que hacen y honran la memoria de sus compañeros de profesión llevando su trabajo hasta su finalización. Kyoani a vuelto y aun si no será exactamente el mismo, todavía tiene lo que hace a sus obras especiales.

2 comentarios:

  1. sugoii que bueno fue volver a ver a Tohru, kanna y kobayashi cada dia siendo una familia muy unida uwu
    Tambien pudimos ver más de Elma fue una bonita temporada, pero me sobran unos personajes Dx

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Yo de lo que estoy feliz es volver a ver a Kyoani animando algo.

      Borrar