viernes, 2 de julio de 2021

Reseña: Ijiranaide, Nagatoro-san.


Las comedias románticas son un tipo de historia que nunca pasa de moda y el mundo del manga/anime no es la excepción, aun si esto lleva a que se creen muchas sin mucha gracia en particular en una enorme sobreproducción que intentan destacar por algún elemento particular. No obstante cada tanto nos encontramos con obras que mientras no reinventan la rueda ni innovan con ideas totalmente frescas para salir de los clichés conocidos, brillan por su dirección y ejecución de sus momentos. La serie de la que escribo en esta ocasión ya desde su manga original pese a iniciar con lo que bien podría ser el tema del bulling resulta pertenecer a esta clase, sorprendiendo a quienes pasen de su inicio algo áspero con un desarrollo algo natural del lazo entre sus protagonistas y queda ver si la adaptación animada logro lo mismo en el transcurso de sus episodios.

Ijiranaide, Nagatoro-san o Please don't bully me, Nagatoro es la adaptación animada por parte del estudio Telecom Animation Film o más conocido como TMS Entertainment del manga homónimo escrito por el autor Nanachi o 774, a quien se le conoce más por sus múltiples trabajos en el mundo del dounjinshi erótico siendo Nagatoro su primer serialización de un tono más aceptable para el publico en general contando con un total de 10 volúmenes recopilatorios y aun estando en publicación en la revista Magazine Pocket de la editorial Kodansha tras sus humildes inicios como una serie de ilustraciones que el artista subió en Pixiv. La serie de 12 episodios fue dirigida por Hirokazu Hanai quien conto con la supervisión y los guiones escritos por Taku Kishimoto. El traspaso de los diseños de personajes del manga a la animación estuvo a cargo de Misaki Suzuki mientras la banda sonora estuvo en manos del compositor conocido como Gin.

La sinopsis de este anime es la siguiente: Naoto Hachiouji es un joven introvertido y con interés en anime o videojuegos que pasa sus días practicando sus habilidades artísticas en el club de dibujo, ocasionalmente dibujando manga en sus cuadernos. Sus días de solitaria paz terminan cuando accidentalmente en la biblioteca la joven de un curso menor Hayase Nagatoro encuentra uno de sus cuadernos y tras ver sus dibujos decide juguetear con el solo para verlo avergonzado e incomodo. Sin embargo lo que comienza como una molesta rutina para "Senpai" lentamente con el paso del tiempo nace entre los dos un extraño sentimiento de amistad o quizás incluso algo más... con el aprendiendo a tener más confianza en si mismo mientras se divierte ocasionalmente pasando algo de tiempo con ella por más molesta que pueda ser en ocasiones junto a sus amigas.

Aunque no es exactamente una adaptación 1/1 de la historia del manga al permitirse mover el orden algunos eventos, en su mayoría la esencia de este relato se mantiene. Lo que inicia como unas burlas por parte de Nagatoro al punto de la humillación en el primer episodio, se convierten en una chica tratando de ocultar sus verdaderos sentimientos mientras trata de dar más confianza a su "Sempai" ya que admira la pasión que muestra por sus intereses pese a todo lo que el resto piense, aunque a veces sus actitudes e intentos de ir a la ofensiva le juegan en contra dejando que ella sea quien termine avergonzada por lo que sucede. Es en cierto sentido una premisa similar a series como Takagi-san aun si el tono es un poco más picante, pero el que la vergüenza no sea tan unilateral permite construir una sensación de química y tensión sexual bastante natural entre sus protagonistas haciendo creíbles sus actos y palabras. Bajo la imagen de sadomasoquismo que el primer episodio, reputación del autor del manga y muchas primeras opiniones en realidad se encuentra una historia de romcom bastante estándar pero que destaca en una ejecución finalmente satisfactoria, aun si los cambios en orden de eventos en el anime hacen que el inicio mismo resulte en tener la apariencia de una serie que solo va de fanservice sin mucho más.

En lo que respecta al trabajo técnico de la serie nos encontramos con que Nagatoro-san que decidió seguir la moda de producir comedias románticas con un gran cuidado en sus elementos visuales el cual es especialmente notable en los escenarios usados a lo largo de los episodios los cuales son ricos en colores y detalles sin resultar eclécticos, aun cuando la serie bien hubiera sobrevivido con un aspecto más simple pero el estudio decidió esforzarse en la producción. Sin embargó el diseño de personajes no se queda atrás capturando la expresividad de movimientos y rostros que caracteriza el arte de Nanachi, permitiéndose expresar mucho con el lenguaje corporal de sus personajes y sus reacciones. No obstante aunque tiene momentos altos el anime no se toma del todo serio y no duda en abandonar proporciones o usar estilos más simples o experimentales, como cierto ending especial con pixel art hecho por el mismo Nanachi en persona. Ya entrando al tema de la banda sonora nos encontramos con un trabajo decente pero lamentablemente no especialmente memorable, es funcional a la hora de construir la atmosfera adecuada a cada escena pero no esta al nivel de que escuche sus temas por separado. Lo que si es memorable son los temas de entrada y cierre, contando con el energético y pegajoso opening "EASY LOVE" interpretado por la cantante y seiyuu que da su voz a Nagatoro, Sumire Uesaka. Mientras tanto el ending es el tranquilo y adorable "Colorful Canvas" interpretado por las seiyuus Sumire Uesaka, Mikako Komatsu, Aina Suzuki y Shiori Izawa.

No es para todos los públicos, que lo del bulling, fendom y sadomasoquismo de lo que tanto se habla bien alejara a algunas personas por ser demasiado para sus gusto o no ser lo suficientemente atrevido en estos temas. Sin embargo si pueden pasar el inicio algo brusco nos encontramos con una comedia entretenida dentro de todo, que entre fanservice y algo de humor ocasionalmente posee bellos momentos entre sus protagonistas. Si algo de lo que escribí aquí les interesa o da algo de curiosidad les recomiendo que le den una oportunidad que quizás encuentren algo de interés en esta obra que aunque lejos de ser una obra maestra no deja de tener su nivel de encanto y personalidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario