martes, 5 de abril de 2016

Reseña: Yami shibai tercera temporada.


Amigos del otro lado, vengan aquí.
Amigos de este lado, váyanse allá.

Yami shibai es una serie de cortos que suelo recomendar cuando me preguntan sobre series de terror, no solo por el hecho de que fácilmente se puede ver toda una temporada en un par de horas, si no que por su estética logra diferenciarlo fácilmente de otras series.


Yami shibai o el teatro de la oscuridad, es una serie de cortos de 5 minutos de duración por episodio. Producida nuevamente por el estudio ILCA, esta temporada se compone por un total de 13 episodios dirigidos por Tomohisa Ishikawa.


Aunque originalmente la serie nos mostraba a un cuenta cuentos que con su  Kamishibai (teatro de papel) relataba las historias de terror a la gente y niños que se detengan a escucharlo.
En esta ocasión al iniciar se nos presenta a un niño (sacado directamente desde el valle inquietante) que se encuentra dibujando, para luego contar el relato de terror y finalizar con el hecho de que el niño ha dibujado algo referente al relato. Estos relatos son narrados como las típicas leyendas urbanas sobre alguna persona que tuvo la mala suerte de toparse con algo extraño.


Cada episodio ignorando la intro y el ending son relatos independientes con sus propios personajes, a excepción del episodio final que responde algunas dudas sobre las intros de las 3 temporadas y uno todos los relatos (aunque dejando muchos cabos sueltos y marguen para secuelas futuras). En mi opinión esta es la segunda mejor temporada de Yami shibai sin embargo ya a estas alturas los giros o jumpscare son predecibles o en contados momentos hasta ridículos, sin embargo antes de los clímax logra crear una atmósfera de tensión.


La animación del estudio ILCA es algo característico en sus series, ya que recurren a imitar la estética de los kamishibai. Es decir fondos que asemejan ilustraciones hechas a manos y personajes que parecen de papel, esto junto a un uso de fotogramas estáticos y desenfoque logran crear un aspecto que lo hace diferenciarse fácilmente de otras series.

Por su parte el audio se basa en sonidos ambientales y pequeñas tonadas para crear tensión, el único tema memorable es el ending Naa? Naa? Naa? de la banda The mirraz, el cual es un tema con ritmo electrónico que extrañamente queda acorde a la serie.


No es una serie que asuste, pero por el hecho de crear una atmósfera de tensión, es algo que vale la pena probar. Ademas con lo poco que dura, los episodios con un final algo decepcionante no se sienten como una perdida de tiempo, así que si no tienen nada mas que  ver, esto podría ser algo interesante que mirar.

6 comentarios:

  1. Pues si no me lo empiezo hoy será en los próximos días, me ha llamado la atención bastante, gracias!

    ResponderEliminar
  2. Vaya pintarraza y yo todavía en la segunda temporada. Me la bajé el otro día y al ir a verla no llevaba subtítulos :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que mal, por que aunque no me gusta tanto esa temporada tiene un par de buenos momentos.

      Eliminar
  3. Se ve muy buen anime, y se ve genial el blog, lo seguiré leyendo

    ResponderEliminar