lunes, 21 de abril de 2014

reseña de anime: Petshop of horror.

como siempre trato de escribir sobre cosas que pasaron un poco desapercibidas en su momento, así que hoy voy a expresar mi opinión acerca de una serie de ovas, los cuales están basados en un manga de misterio, terror y cosas sobrenaturales.





















La trama es la siguiente : El Conde D es el misterioso responsable de una tienda de animales exóticos en el Chinatown de Los Angeles. Los animales que el Conde vende (regala, presta o simplemente cambia por caramelos), vienen con un contrato con tres cláusulas importantes. Estas cláusulas cambian dependiendo del animal vendido, y romper este contrato induce (o provoca intencionalmente) consecuencias calamitosas para el comprador (consecuencias siempre relacionadas con los conflictos y problemas de su vida), ante los que la tienda no acepta ninguna responsabilidad, si bien la intención intrínseca es realmente provocar tales sucesos.

Los capítulos individuales de Pet Shop of Horrors se basan a menudo en estas consecuencias, y son presentados como historias independientes, introduciendo generalmente unos o más personajes en cada capítulo. A excepción de los personajes principales (León y el Conde), es raro que un personaje aparezca en el anime por más de un capítulo, dando a la serie una naturaleza muy episódica, a diferencia del manga, donde las historias individuales se encadenan en macro-historias de fondo.

En los OVAs, el detective León Orcot es el nexo que ata los capítulos juntos en un diagrama en curso, generalmente en la forma de un argumento secundario dentro de cada capítulo. Él sospecha inicialmente que Conde D es un criminal que usa la tienda de animales como fachada para el tráfico de droga; pero mientras progresa la serie, aprende más sobre la tienda de animales y el Conde D mismo, comenzando entre ambos una extraña amistad mientras intenta destapar la verdad.





















el apartado gráfico de estos ovas que salieron el año 1999 nos recuerda bastante el estilo artístico de esa década, los colores son sombríos y van a la par de la temática oscura que maneja, la musicalizacion también se encuentra acorde a la tónica resultando agradable, tiene un apego a los diseños bastante fieles al manga original (el cual se publico entre 1995 y 1998, creado por  Matsuri Akino), la trama de los 4 ovas recurre a contar algunos de los capítulos del manga sin mucha relación entre si, como micro-relatos con pequeños puntos en común.





















estos ovas los recomiendo bastante, aunque su dibujo es obviamente el de los 90 no es motivo de que su calidad baje, y aunque me hubiera gustado que siguieran la adaptación en formato anime siguiendo la trama completa del manga, pero por lo menos las 4 historias son interesantes (quisas en otra época me hubiera asustado, pero como serie de misterio es bastante buena), espero les gustara el post, y como siempre sus sugerencias, criticas o dudas pueden dejarlas en los comentarios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario